Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
25
Abimelech the Watermelon
Judges 9:53
"And a certain woman cast a piece of a millstone upon Abimelech's head, and all to brake his skull."
In the book of Judges we read of how "a certain woman" gave the Philistine leader Abimelech a skull fracture when she threw a millstone on him from a tower. Some biblical scholars concluded that no...
RSS
share

¿Dónde está tu esperanza?

in
Romanos 15:4
“Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”.

¿Dónde encuentra usted esperanza?  Los cristianos encuentran su esperanza fuera de sí mismos, en las ciertas promesas de Dios en Cristo Jesús.  Estas promesas se encuentran a través de la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis.  Pero ¿qué sucede con nuestra esperanza cuando decidimos ser selectivos acerca de lo que deseamos creer de las enseñanzas de la Biblia y añadir otras creencias que no son de la Biblia?

Un buen ejemplo de lo que sucede con la esperanza puede encontrarse en la autobiografía recién publicada de Jane Goodall, Reason for Hope: A Spiritual Journey (Razón para tener esperanza: Un viaje espiritual).  Goodall se hizo famosa por vivir con y estudiar a los chimpancés en Tanzania.  Aunque su familia no parece haber tenido una fe cristiana firme, la abuela de Jane es descrita como alguien que tenía una fe profunda y de que quiso lo mismo para Jane.  Por medio de su propio relato, cuando ella era una adolescente, Jane decidió que sería selectiva en cuanto a las enseñanzas de la Biblia, creyendo lo que quería y descartando el resto.  Luego empezó a añadir creencias de religiones no cristianas a su sistema de creencias.  Ella admite que esto le dejó con el problema de dónde encontrar esperanza.  En su autobiografía, ella escribe que finalmente encontró cuatro razones por las cuales tener esperanza.  Éstas incluyen, el cerebro humano, la resiliencia de la naturaleza, el espíritu humano indomable y la energía y entusiasmo de la gente joven.  Pero, añadimos, en un mundo lleno de pecado todas estas cosas tienen la probabilidad más alta de inducir al sufrimiento y la maldad antes que  proveer esperanza.  Nuestra única esperanza verdadera se encuentra en Cristo Jesús y Su victoria sobre el pecado, la muerte y el diablo.

Oración: 
Amado Padre, te agradezco por la esperanza que Tú me das en Cristo. Ayúdame a compartir mi esperanza con otros. Amén.
Notas: 
World, 10/30/99, "Scientists need faith."