Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
23
Glass Insects in Space!
Psalm 9:1
"I will praise Thee, O Lord, with my whole heart; I will shew forth all Thy marvelous works."
Brine shrimp and water bears are tiny animals that are able to basically freeze dry into a state of suspended animation and then return to active life. Scientists have learned that they do this by...
RSS
share

La sanidad de Dios

in
Mateo 9:12
“Al oír esto Jesús, les dijo: —Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos”.

Las bendiciones de la medicina moderna han salvado muchas vidas.  Desafortunadamente, los logros de la medicina moderna han llevado a muchas personas a creer que un buen tratamiento médico es más importante que el poder sanador de Dios, cuando uno está enfermo.  Los asombrosos descubrimientos médicos se están logrando todo el tiempo. Por ejemplo, el 60 por ciento de aquellos que padecen diabetes sufren de daños a los nervios.  Este daño a los nervios puede resultar en la imposibilidad del cuerpo de controlar tanto la presión arterial como otros problemas.  En algunos diabéticos, las células nerviosas ramificadas se hinchan, cortando la normal comunicación celular.

Los investigadores médicos han estado probando un factor de crecimiento conocido como IGF-I para ver si detiene este daño. ¡Para su sorpresa, no sólo detuvo el daño a los nervios en ratas diabéticas, sino también revertió el daño que ya había sido causado! Se siguen realizando exámenes para ver si este tratamiento es seguro para los humanos.

¿Significa que estos avances están haciendo de Dios menos importante en el proceso de sanidad, como muchos piensan?  No. La verdad es que toda sanidad viene de Dios.  Así que cuando ore por sanidad, sepa que si es la voluntad de Dios, Dios le sanará.  En nuestra experiencia habitual, Él utiliza la medicina moderna para hacer esto, pero si lo desea, simplemente le brindará buena salud.
   
La medicina moderna es una bendición de Dios para nuestro bien.  Sin embargo, a pesar de sus logros, la medicina moderna nunca puede sanar la causa central de nuestra enfermedad – el pecado.  Sólo Jesús puede hacer eso.

   

Oración: 
Amado Padre, te pido que me des buena salud y te agradezco por la salud espiritual que me has dado en Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 12/11/99, p. 381, "Compound reverses diabetes damage."