Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
16
An Unused Religious Icon?
Psalm 9:17
"The wicked shall be turned into hell, and all the nations that forget God."
Are we Christians becoming less able to defend the truths of Scripture, like creation? Dozens of studies show that not only are we, as a group, less ready to defend the hope that we have in Christ,...
RSS
share

La apestosa ave venenosa

Hechos 14:2
"Pero los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos”.

El pitohuí con capucha es un ave maloliente del tamaño de una urraca azul que es nativa de Nueva Guinea.  Esta ave ha sido conocida por la ciencia desde 1827, pero tenían un secreto que tan sólo empezó a ser descubierto en 1989.

Un estudiante norteamericano egresado hizo el descubrimiento mientras estudiaba otra ave local, el pájaro del paraíso.  Desafortunadamente, el pitohuí con capucha seguía cayendo en sus redes.  Al dejar libre al no deseado pitohuí, estos le aruñaban y picoteaban.  Luego de haber liberado a las aves,  se lamió las heridas que le habían causado.  Como resultado, su boca empezó a quemar y finalmente se entumeció durante varias horas.  Esto llevó al estudiante a enviar pitohuís con capucha muertos al Instituto Nacional de la Salud para realizar más estudios.  El veneno que producen fue finalmente identificado como una de las sustancias más venenosas conocidas.  De hecho, es cientos de veces más venenoso que la estricnina.  La cantidad de veneno en un pájaro puede matar a 500 ratones.  Lo más sorprendente es que hay tan sólo otra criatura que produce este mismo veneno, la rana venenosa de dardo de América Central.

Aquellos que creen en la evolución mantienen que la habilidad de producir el veneno debe haber evolucionado dos veces.  Pero no es tan simple.  No sólo tienen al pájaro y la rana, a medio mundo de distancia,  para evolucionar esta improbable habilidad dos veces, sino que los dos tuvieron que evolucionar inmunidad de su propio veneno.  Por último, la evolución es una fe.  Es una fe que es venenosa para el cristianismo porque hace que la muerte sea natural en vez del resultado del primer pecado de Adán.  Y sin el hecho del primer Adán, no hay necesidad para un segundo Adán, Jesucristo.

Oración: 
Señor, Te agradezco por Tu victoria sobre el pecado, la muerte y el diablo. Amén.
Notas: 
Natural History, 2/94, pp. 4 8.