Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
01
Delicate, Precise Designs
Matthew 6:28
"And why take ye thought for raiment? Consider the lilies of the field, how they grow; they toil not, neither do they spin:"
When a flower lives in harmony with and is dependent upon, say, an insect for fertilization, this is known as symbiosis. Creation Moments programs have given many examples of this, and each one...
RSS
share

La paradoja del sol lánguido

Génesis 1:16
“E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para que señoreara en el día, y la lumbrera menor para que señoreara en la noche; e hizo también las estrellas”.

Asumamos por un momento que la explicación evolucionista del origen de la Tierra y el sol es correcta.  El sol se formó hace alrededor de 4.6 billones de años.  Imaginemos que los evolucionistas están correctos al decir que la vida se originó en la Tierra hace alrededor de 3.5 billones de años.  Este escenario crea muchos problemas científicos, pero hoy queremos enfocarnos en un problema que rara vez es mencionado.

Una implicación de estas asunciones es que el sol hoy es casi 40 por ciento más brillante de lo que fue hace 4.6 billones de años.  Esto significa que hace 3.5 billones de años, el sol estaban bañando a la Tierra considerablemente con menos energía de la que recibimos hoy.  Bajo esas condiciones la vida como la conocemos hoy no pudo haber existido en la Tierra.  Sin embargo, se nos dice que fue bajo estas condiciones que la vida supuestamente evolucionó.  Los evolucionistas están muy al tanto de este problema.  En un intento por resolverlo teorizan que la antigua Tierra tuvo más gases de invernadero que habrían sostenido el calor del sol más eficientemente y habrían producido el mismo rango de temperatura que la vida hoy disfruta.  Luego teorizan que la mezcla de estos gases gradualmente cambió a la atmósfera que tenemos hoy, igualando perfectamente el incremento de la salida de la energía del sol hacia la Tierra.  ¡Esta explicación es tan poco probable que un escrito científico en realidad se refirió a esto como el “síndrome rizos de oro”!

Existe una solución mucho menos fantástica a este problema.  La Tierra y el sol no tienen billones de años y la vida fue creada relativamente muy recientemente para vivir bajo las condiciones que disfrutamos hoy.

Oración: 
Con todo lo que Tú has hecho, Amado Padre, yo Te glorifico. Amén.
Notas: 
Impact [ICR], 6/98.