Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
29
The Body's Incredible Healing Powers
Mark 2:17
"When Jesus heard it, he saith unto them, They that are whole have no need of the physician, but they that are sick: I came not to call the righteous, but sinners...
God has given your body incredible powers of healing and repair, and you could almost say that we carry our very own doctor and pharmacy inside us. When testing new medicines, one group of patients...
RSS
share

Dinosaurios con aire acondicionado

Job 41:20
"De sus narices sale humo, como de una olla o caldero que hierve”.

Triceratops skeletonLas criaturas de sangre caliente necesitan poder ventilar el exceso de calor o empiezan a sufrir insolación.  Una de las maneras por las que nosotros y los animales de sangre caliente hacemos esto es a través de nuestras cavidades nasales.  Al respirar, el aire pasa a través de hojas de membranas mucosas que están diseñadas para incrementar el área de superficie por la cual pasa el aire.  Estas membranas tienen una rica fuente de sangre.  Cuando demasiado calor se acumula, las membranas ventilan el exceso de calor por medio de los pasajes de aire, lo que protege el cerebro.  El diseño ingenioso de este sistema es un argumento de un sabio Creador.

Lejos de ser “primitivos”, incluso los grandes dinosaurios parecen haber tenido este sistema de enfriamiento.  Además, existe creciente evidencia de que muchos dinosaurios eran de sangre caliente.  Investigadores recientemente examinaron el cráneo de un Triceratops con un escáner CT y encontraron que los pasajes nasales del Triceratops ocupaba la mitad de su cráneo.  Los cráneos de especies más pequeñas de dinosaurios mostraron que tenían pasajes de enfriamiento desproporcionadamente más pequeños.  Se cree que si los dinosaurios eran de sangre caliente entonces los dinosaurios más grandes habrían requerido de pasajes de enfriamiento muy grandes.

Como hemos señalado en las emisiones de Momentos de la Creación anteriores, hay alguna buena evidencia de que el leviatán descrito en el libro de Job fue un gran dinosaurio.  Los dinosaurios grandes necesitarían cavidades nasales que transfirieran calor desde su sangre  al aire que exhalaban.  Talvez cuando Job describe humo saliendo de la nariz, él está describiendo aire cargado de humedad golpeando el aire frío de la atmósfera cuando exhalaba el leviatán.

Oración: 
Yo te alabo, Señor, ya que he sido formidable y maravillosamente creado. Amén.
Notas: 
Discover, 2/00. p. 13, "Paleo Pinocchios." Photo: Triceratops skeleton. Courtesy of FunkMonk. Licensed under the Creative Commons Attribution 2.0 Generic license.