Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
22
God's Chemistry Again Outpaces Man's
Psalm 139:14
"I will praise thee; for I am fearfully and wonderfully made: marvellous are thy works; and that my soul knoweth right well."
One of the greatest questions in biology asks how a single fertilized cell divides into many different cells – some become liver cells, skin cells, brain cells, and bone cells. This is the ultimate...
RSS
share

El extraño que no es un extraño

Génesis 17:8
“Te daré a ti y a tu descendencia después de ti la tierra en que habitas, toda la tierra de Canaán, en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos”.

Los insectos sociales rara vez, si alguna, toleran otras especies dentro de sus comunidades.  Los extraños generalmente son identificados por su olor, antes que por su apariencia, ya que aquellos insectos que no son en realidad ciegos tienen una vista muy pobre.  Es común para los insectos sociales unirse y destruir incluso a un extraño que invada su nido.         

strangerComo la mayoría de insectos sociales, las termitas no toleran extraños.  Sin embargo, al escarabajo Trichopsenius le gusta vivir dentro del nido de una sola especie de termitas.  Estas termitas producen una mezcla muy específica de 21 componentes que están mezcladas en un olor único por medio del cual identifican a sus compañeros de nido.  El olor único incluye un compuesto que es un tercio del total de la mezcla mientras que otros compuestos que están incluidos son menos del uno por ciento de la mezcla.  Por más improbable que suene, el Trichopsenius puede hacer la misma mezcla de compuestos tan perfectamente que su presencia en el nido de termitas pasa desapercibida. 

Aquellos que confían en Cristo para su salvación son extranjeros de este mundo.  Pero a diferencia del escarabajo Trichopsenius, debido a que somos extranjeros aquí, no debemos afanarnos por ser parecidos a aquellos entre quienes somos extraños.  Como Abraham, aquellos que confían en Cristo han sido dados la promesa de Dios que Él los guiará a través del desierto a una tierra nueva y perfecta que durará para siempre.  Abraham no podía adivinar como Dios haría de sus descendientes una gran nación y como les daría una tierra hermosa.  ¡Sin embargo, él confió en las promesas de Dios, y nosotros podemos hacerlo también!

Oración: 
Amado Señor, enséñame cómo ser como Tú y vivir como Tu hijo. Amén.
Notas: 
Bombardier Beetles and Fever Trees, p. 46. Photo: Formosan subterranean termites.